¿Cómo puede ayudarme el Coaching en la Prosperidad y la Abundancia?

Ya hemos hablado sobre el Coaching y los beneficios que este aporta en tu vida (click aquí para volver a ver artículo), ahora me centraré en el proceso mismo de acompañamiento y cómo este puede ayudarte a obtener más prosperidad y abundancia en tu vida.

Para ello voy a hablarte de la herramienta más poderosa que utilizamos en un proceso de coaching: “la pregunta”. Desde pequeños hemos ido aprendiendo a través de las preguntas que formulábamos, a veces para nosotros mismos y, en la mayoría de las ocasiones, a los adultos de nuestro entorno, esperando que esos guías dieran respuestas a ellas, lo cual sucedía bajo su propio mapa mental, entendiendo este último como el conjunto de valores, pensamientos, hábitos y creencias que cada individuo construye para sí mismo.

De forma natural y en el reconocimiento de nuestro propio entorno, las preguntas nos han acercado a descubrir algo desconocido, o simplemente han puesto al descubierto la curiosidad de lo que nuestros sentidos solo alcanzaban a percibir, sin tener la capacidad para comprender, influyendo en muchas ocasiones en nuestra forma de ver el mundo. Esto se ha reconocido como una etapa en el desarrollo humano por la que todos de alguna manera transitamos durante nuestra infancia.

Una pregunta importante que hacernos hoy sería: ¿a qué se debe que el cuestionamiento que hacíamos de manera natural en la infancia, ahora necesite del acompañamiento de un Coach?

Está comprobado que a medida que crecemos y vamos aprendiendo de nuestro entorno, este aprendizaje queda registrado en nuestra estructura mental como “creencias”, que conforman el conjunto de pensamientos que constituyen nuestra programación mental, con la cual enfrentamos cada situación en la vida y que condicionan nuestros hábitos, los cuales influyen directamente en nuestro comportamiento.

Dejamos de hacernos preguntas, ya que nos parecen «obvias», pues así quizás nos dijeron en algunas ocasiones, y se creó ese condicionamiento y comportamiento social, aquel que pareciera que nos obliga a dar por hecho cada vivencia, y cuando aparece una experiencia nueva, respondemos con esos recursos aprehendidos (hábitos y rutinas) a través de los cuales damos solución a cada situación.

Afrontar situaciones desconocidas se vuelve un transitar habitual en nuestro crecimiento personal, a su vez, “tratar cada situación con los mismos recursos que tenemos, es como pensar que una sola llave debería abrir todas las cerraduras”. Es aquí donde el Coaching te vuelve a posicionar en esa etapa de cuestionamiento, ayudando a alejarte de una programación mental habitualmente conocida, donde las mismas acciones y respuestas se vuelven insuficientes para lograr nuevos resultados.

Te pregunto: ¿Cómo podrías esperar que la prosperidad y la abundancia llegue a tu vida si repites los mismos patrones de comportamiento y utilizas los mismos recursos que has aplicado siempre?

El proceso de Coaching puede ayudarte a encontrar nuevos recursos no explorados, recursos que se encuentran en tu neurología, en el estado inconsciente de tu ser, donde se almacena toda tu experiencia y que podrás ocupar para afrontar un objetivo de forma diferente. En este proceso, donde la simbiosis del trabajo entre el Coach y el Coachee se vuelve un nuevo recurso para llevarlo a un plan de acción, aquel que te ha de llevar a trabajar en el presente estando atento a cada nuevo paso que darás, siendo consciente de los recursos que habrás de adoptar hasta convertirlos en tus nuevos hábitos, acercándote a vivir una vida más plena.

Autor: Coach Juan Pablo Guerrero.

Suscribete

Unete a mi lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones.

You have Successfully Subscribed!