Este artículo, tiene como propósito traer una reflexión sobre la información que es compartida de forma masiva dentro de las áreas de la medicina, la psicología y otras terapias en general, a través del internet y redes sociales.  

Quiero recalcar que, aunque todos los profesionales de la salud, en cada una de nuestras áreas, intentamos acompañar a cada persona con el mayor profesionalismo desde nuestros conocimientos, experiencias y estudios, algunas opiniones podrían sonar inquisidoras e invadir el espacio de la toma de decisiones y del camino que elige cada familia porque considera que es el más adecuado, el más respetuoso, el más amable con respecto a su propia realidad.

En este sentido, para colocar un ejemplo más concreto, las redes sociales son una herramienta que acerca a muchos profesionales, que hemos tomado este medio para compartir información de calidad, recomendaciones, acciones a tomar, etc. Sin embargo (y es lo que quiero reiterar en este artículo), hay una línea muy fina entre recibir esta información y considerar que todo aplica para todos, especialmente la información que viene cargada de pequeños mandatos, la cual ojalá, todas las familias aprendan a filtrar.

A esos “tienes”, o “debes”, se les puede colocar un signo de interrogación, y quizá hacernos las siguientes preguntas: ¿aplica para mis hijos/hijas, y para mi familia?, ¿esto va en concordancia con nuestra cultura, religión, creencias familiares?, ¿tomar esta decisión le traerá paz a los miembros de mi familia?, ¿en qué punto podemos tomar otro camino, donde también se vele el respeto, el amor, el bienestar?, ¿en función de la información que recibo, considero que es momento de tomar acompañamiento de un profesional de forma personalizada?.

Un comentario importante para cerrar, es que ninguna opinión que se emita de forma general sustituye un diagnóstico/recomendación que sea dirigido a un caso en particular, previamente atendido de manera personalizada, con evaluaciones individuales y remitido a otros profesionales, si fuese necesario. Nosotros los profesionales de salud, tenemos el compromiso de dar nuestra opinión enfocada a las necesidades y derechos de los niños y las niñas, así como de cada miembro familiar… y cada familia, la posibilidad de escuchar, y tomar de forma consciente, sus propias decisiones.

Autora: Psicóloga Mónica Núñez. Especialista en Crianza Consciente y Disciplina Positiva.

Suscribete

Unete a mi lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones.

You have Successfully Subscribed!