En la dinámica familiar, cada miembro tiene necesidades, expectativas, sueños y deseos distintos a los de los otros, aunque también existen propósitos comunes. Una parte importante para sentirse en paz consigo mismo, tiene que ver con la conexión que hacemos con nuestro propio ser. En el rol materno y paterno, la responsabilidad, los requerimientos del día a día en la crianza de los niños y niñas, puede llevarnos a sentir que nos “perdemos” de cierto modo con esta conexión si no destinamos momentos, espacios, para “regar” esta relación con nuestro propio ser. Mucha información abunda sobre el tema del autocuidado y su importancia, sin embargo, el llamado a la conciencia es saber cuándo, pequeños o cortos momentos, pueden recargar tu energía, tu estado de ánimo, tu esperanza.  

Ahora bien, el autocuidado no debería sentirse como una obligación, o como una tarea que “tengo” que cumplir diariamente. Esta autoexigencia podría sumarle más peso y restarle placer a la satisfacción de conectar con momentos de autocuidado. ¿Qué pasa cuando criamos en el exilio, con trabajos de mucha exigencia/tiempo, y/o sin otros miembros familiares que puedan ayudarnos con algunas responsabilidades o labores diarias? Podemos quedarnos atrapados en la búsqueda constante de ese “momento” de autocuidado que “debería” durar X cantidad de tiempo, y la realidad puede ser otra, puesto que, en cada contexto familiar, no siempre se cuenta con ello.  

Entonces, ¿Qué podemos hacer? Te invito a que observes tu realidad, tus deseos… por otra parte, tu dinámica familiar, tu disponibilidad de tiempo y de espacio. Y dependiendo de ello, conecta con pequeños pero valiosos y conscientes momentos que puedan recargarte, dependiendo de las actividades o acciones que te gusten, así no cuentes con horas diarias, algunos minutos pueden ser valiosos. Proponte a conectar con tu propia esencia como un acto de amor, de protección hacia ti misma/o y hacia el resto de la familia. Como dice la famosa frase, no podemos dar lo que no tenemos, y que los niños y niñas, futuros adultos con necesidades y deseos valiosos, conozcan que mamá o papá necesitan recargarse, los acompañará a comprender que es importante cultivarse. Cuidarnos para cuidar es de suma importancia, y solo tú puedes descubrir cuales actos pueden acercarte a la paz que necesitas para criar desde el amor y el respeto. 

Autora: Psic. Mónica Núñez. Asesora en Crianza Consciente y Disciplina Positiva.

Suscribete

Unete a mi lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones.

You have Successfully Subscribed!