En mi experiencia profesional, en innumerables casos que atiendo, encuentro parejas que se centran en la gestión de la familia, el hacer para educar a los hijos como “instrumentos de la sociedad”. Son personas que fueron educadas para olvidarse de sí mismas como individuos, y a su vez, de la pareja en relación con su vínculo afectivo, pues nuestra educación basada en los paradigmas del patriarcado, se fundamenta en la disociación de lo afectivo (desamor), el control, el hacer, tener y el parecer.

Es importante hacernos las siguientes preguntas: ¿Cuál es la familia o la educación que genera una pareja centrada en el hacer, tener, parecer, sin darle prioridad al vínculo afectivo, centrada en el control y en la dominación desde la inconciencia?.

¿Cuál es la pareja (e individuo) en la que requerimos convertirnos para generar una educación en nuestros hijos basada en el amor, en el vínculo, entendida como el espacio de crecimiento donde se permite la expresión del ser genuino que cada uno es?.

La pareja no es la simple unión de dos solitarios, ésta se genera en la cualidad de la relación recíproca, donde cada uno crea vida en el otro, así la pareja es la base de la sociedad pues a partir de la sana y nutritiva gestión de dos seres que se encuentran, es que podemos generar nuevos paradigmas y posibilidades relacionales para la transformación de nuestro sistema cultural basado en el patriarcado.

Abrirnos al aprendizaje de nuevas formas de interrelación basadas en el respeto, dejando aparecer al otro desde su genuino ser (integrados emoción/ cuerpo/ espíritu/ mente), siendo dos personas autónomas, interdependientes y con un ‘yo íntegro’ que se eligen en libertad y responsabilidad, dispuestas a seguir trabajando en su desarrollo personal. Todo esto supone la posibilidad de ser uno mismo y el respeto por lo que cada uno es, ni te domino, ni me someto, es una nueva forma de interacción que nos sirve de modelo para ir generando una nueva conciencia en nuestros hijos, nada de eso es posible si no entendemos la trascendencia del aprendizaje y la apertura hacia el bienestar y el bien vivir en pareja.

Se nos educó para sobreponer el bienestar de los hijos sobre la relación de pareja, hoy entiendo que si la pareja no está bien, muchas consecuencias desfavorables trae a los hijos, por lo cual la base de la sociedad es una pareja que decide crecer y nutrirse de un espacio afectivo íntimo y nutritivo que implica el crecimiento y respeto mutuo.

Autora: Psicóloga Yesenia Fernández. Terapeuta familiar y de pareja. Coach ontológico.

Suscribete

Unete a mi lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones.

You have Successfully Subscribed!