Cuando alguien que no conoce Biodanza me hace esta pregunta, recuerdo la primera vez que yo hice la misma pregunta a la amiga que me invitó a asistir a una clase, hace unos 9 años. Me dio varias explicaciones teóricas, descripción y características, pero yo seguía preguntándole para entender mejor y encontrar similitudes con otras disciplinas o sistemas. Después de varias vueltas, terminó diciéndome – Tere, amiga curiosa- ¿qué tal si me acompañas a una sesión y la pruebas? Fui y 9 años después sigo yendo, me hice Facilitadora de Biodanza y siento que llegó a mi vida para quedarse.

Y es que Biodanza es un sistema de desarrollo humano de carácter vivencial, en el cual una captación meramente cognitiva de lo que es Biodanza es imposible. Sólo viviéndola se puede abarcar su verdadera dimensión, significado y poder transformador. Decía Rolando Toro, su creador que “Lograr una definición de Biodanza sería un intento tan quimérico como tratar de definir el amor, el arte o la vida. Pienso que la superposición de múltiples ensayos puede dar al lector una aproximación general” (Rolando Toro, 1991). Esa frase del creador de Biodanza nos hace comprender que una de las virtudes de la Biodanza es que el término, ha sido la simiente para muchas definiciones que, como elemento vivo, ha ido evolucionando en el tiempo.

En principio, “El prefijo Bio, deriva del término Bios, que significa vida. La palabra danza, en la acepción francesa, significa movimiento integrado pleno de sentido. La metáfora estaba formulada: -Biodanza, danza de la vida-” (Toro, 1991). A continuación, nos daremos el permiso de traer esencialmente aquellas definiciones que van presentando su capacidad de crecer y recrearse como concepto, manteniendo la esencia de Biodanza, Danza de la Vida. Aunque existen múltiples ensayos para la definición de Biodanza, a los efectos de este articulo privilegiaremos el siguiente concepto, expresado por su creador y que resume sus elementos y dimensiones: “Biodanza es un sistema de integración humana, renovación orgánica, reeducación afectiva y reaprendizaje de las funciones originarias de vida, basada en vivencias integradoras inducidas por medio de la música, del canto, del movimiento y de situaciones de encuentro en grupo”.

De esta forma, la práctica continuada de Biodanza promueve cambios biológicos que permiten descubrir y desarrollar nuestros potenciales genéticos muchas veces adormecidos o represados entre otras cosas por la falta de expresión sana de los instintos esenciales para la Vida. Dado que el ser humano es una obra en progreso, perfectamente inacabada, el desarrollo de los potenciales toma toda la Vida, porque la Vida es un acto en gerundio, en el que cada momento es nuevo.

En Biodanza, el punto inicial del proceso de desarrollo comienza cuando nos aceptamos como somos, cuando nos develamos además en presencia del otro. El proceso de desarrollo es de transmutación progresiva, no rompe ni admite rupturas pues se sustenta en la integración ideo afectivo-motora, en la coherencia del sentir-pensar-hacer, en la disminución o desaparición de la separación cuerpo-mente.


Decimos que Biodanza promueve la Reeducación afectiva e Integración Humana, vista como la pedagogía de la existencia que nos enseña a aprender a vivir desde el amor y es que somos seres de sentimiento mucho antes que ser seres de intelecto y es por ello que el núcleo integrador de Biodanza es la Afectividad. Así, la vivencia de Biodanza es la Vivencia de la Vida misma, en la que se estimula la capacidad de establecer vínculos con las otras personas y propone el encuentro humano como una vía regia para la cura de enfermedades de la civilización. Biodanza, es un camino poderoso para la renovación orgánica , que posibilita la mejora sensible del funcionamiento del cuerpo y del nivel de salud a través de procesos de reparación celular y regulación global de las funciones biológicas, disminuyendo los factores de desorganización y stress y fortaleciendo el sistema inmunológico.

¿Es Biodanza la panacea universal? No, seguramente no, pero para todos los que practicamos Biodanza, se convierte en una Vía magna, para el rescate de un ser humano digno, no fragmentado, capaz de cocrear su propia vida, de experimentar al éxtasis al que tiene derecho, de crear el tejido conectivo y vinculante para que la Vida siga floreciendo y de alcanzar los niveles de conciencia ética que nos conducen a un Mundo sostenido por el afecto.

Autora: Teresa Romero. Facilitadora Internacional de Biodanza.

Suscribete

Unete a mi lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones.

You have Successfully Subscribed!