Muchas personas tenemos grandes sueños, y existe una explosión mediática que nos invita a soñar cada vez más grande. Existe hoy, mayor acceso a la información de estrategias y herramientas que nos permiten aterrizar dichos sueños en objetivos tangibles y transformarlos a metas que podemos alcanzar con acciones concretas.

Para aterrizar tu gran sueño, el primer paso es cambiar este término por el de visión, de modo que conectes con la grandeza de tus ideas bajo la premisa que expresa “todo lo que el hombre es capaz de imaginar, también es capaz de hacerlo realidad”.


Llamamos “sueño” a ideas que parecen imposibles o utópicas. Eliminar la pobreza, alcanzar la paz mundial, ambiente libre de contaminación, son algunos ejemplos de esos sueños “locos” que muchos seres humanos compartimos. Es importante que, a partir de hoy, comprendamos que estas son visiones del mundo importantes a seguir sosteniendo como bandera, pues son las que inspiran el accionar de la bondad hacia el cuidado de la tierra y de la humanidad.

Hoy, puedes colocar un nombre a esa visión personal que tienes sobre cómo te gustaría que fueran las cosas en tu entorno, que es la razón que te motiva a trabajar para alcanzarlo. Una vez hayas identificado esa visión, pasarás a nombrar la misión de la que tú te encargarás para lograr dicha visión. Por ejemplo, si tu visión consiste en que hayan más familias felices, tu misión podría ser servir a tu comunidad a través de la enseñanza sobre convivencia familiar, o ser puente de solución de conflictos en familias con dinámicas disfuncionales.

Tu misión representará una gota de agua en el vasto océano de posibilidades para lograr la “gran visión”, eso no significa que no valga, al contrario, rescatamos la idea de que justo sin esa gota, el océano no sería el mismo.

Cuando tengas tu misión definida, pasarás a diseñar objetivos alineados a tu misión, puedes empezar con unos pocos, y a medida que vayas avanzando y alcanzándolos, escribir otros nuevos. Es importante que tus objetivos estén escritos de modo inteligente, siendo específicos, medibles, realistas, relevantes y con tiempos de cumplimiento establecidos.

Para alcanzar dichos objetivos será importante que establezcas claramente cuáles serán las estrategias de las que harás uso para tal fin. Finalmente, es necesario que realices un plan de acción en el cual tengas en cuenta las actividades que desarrollarás, el lugar, la fecha, el tiempo en el que las harás y los recursos que necesitarás.

Este paso a paso que va de lo general a lo particular para su diseño, y luego de lo particular a lo general para su ejecución, te permitirá avanzar en el alcance de tu visión, para que no se quede como un sueño idealizado, sino que se convierta en un trabajo concreto que te dará una gran satisfacción.

Para hacer un breve resumen, enumeraré los pasos a continuación:

  1. Escribir la Visión (lo que crees que son las condiciones ideales de tu comunidad, escrita en una frase corta).
  2. Establecer la Misión (¿Qué harás?) .
  3. Describir los Objetivos (específicos, medibles, realistas, relevantes, definir tiempo para alcanzarlos).
  4. Identificar las Estrategias (¿Cómo lo harás?).
  5. Diseñar el Plan de Acción (definir el paso a paso).

En esta breve y sencilla guía tienes un método eficaz para lograr tus sueños, ¡ahora te invito a accionar para hacerlos realidad!

Autora: Psic. Jovana Villalobos

Suscribete

Unete a mi lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones.

You have Successfully Subscribed!